El colegio Portaliano San Felipe fue fundado el 27 de marzo de 1981.El establecimiento es de propiedad de la sociedad educacional Diego Portales Ltda. Integrada por los socios fundadores Javiera Maldonado Figueroa y Mario Sepúlveda Tapia,  estando ubicada su única sede en el radio central de la ciudad de San Felipe, Av. Bernardo O’Higgins 169.
El colegio nace como como establecimiento particular pagado en 1981 pero en el 2003 ingresa al sector particular subvencionado, con financiamiento compartido y jornada escolar completa. 

La institución se estructura en base a 4 ciclos de enseñanza:

  • Enseñanza pre básica – Pre-kinder y kínder
  • Primer ciclo básico de 1° a 4° 
  • Segundo ciclo de 5° a 8° 
  • Enseñanza media de 1° a 4° 

Cada uno de ellos a cargo de una jefatura técnica.


  • Brindar a sus alumnos, un alto nivel de desarrollo académico y personal, basado en una sólida formación humanista cristiano occidental, que les permita desarrollar un pensamiento crítico y cultivar los valores de responsabilidad, autonomía , liderazgo y familia. Propiciando un educación inclusiva que disminuya barreras en el aprendizaje.

  • El colegio Portaliano de San Felipe anhela preparar personas íntegras, al servicio de la sociedad, creativas, innovadoras, agentes de cambio emprendedoras, solidarias, amantes de la naturaleza, respetuosas del ser humano y del medio ambiente, de manera eficiente y coherente con los principios humanistas universales del respeto y tolerancia a todas las ideas y creencias, admiradores de nuestra historia y tradiciones patrias, respetuoso de valores permanentes de la cultura cristiana occidental.

  • Establecer y fomentar relaciones de solidaridad y cooperación al interior de la institución, así como, con diversas instituciones educativas y sociales. *Favorecer un ambiente de participación y compromiso de la comunidad educativa a través del servicio orientado al cumplimiento de la misión institucional. *Desarrollar al máximo las capacidades y talentos espirituales, intelectuales, físicos, artísticos y sociales de cada niño y joven, dando especial apoyo y aliento a su unicidad. Guiarlo a vivir de acuerdo a valores claros y a buscar no solo la excelencia y felicidad personal, sino también el bienestar y felicidad de sus semejantes.